POR QUÉ HAY QUE LIQUIDAR GANANCIALES EN CASO DE HERENCIA

Liquidar gananciales en caso de herencia es un requisito previo para poder realizar el reparto de los bienes de la misma.

Si te has casado en gananciales, todas las adquisiciones que hayáis hecho después de casaros serán parte de un único patrimonio común, llamado sociedad ganancial.

En caso de fallecimiento, antes de repartir la herencia, habrá que determinar qué bienes son parte de ese patrimonio común.

Es necesario diferenciar esos bienes para saber exactamente cuáles van a ser parte de la herencia y cuáles son propiedad del cónyuge del fallecido.

¿Por qué hay que liquidar gananciales?

Cuando falleces, tu patrimonio se repartirá entre tus familiares y aquellos a quienes hayas designado como herederos en el testamento.

No obstante, si te has casado en gananciales, hay bienes que son de tu propiedad y de tu cónyuge al 50%.

Los bienes que serán parte de tu herencia serán solamente los que se encuentren dentro de tu 50% de la sociedad conyugal.

El procedimiento de liquidación de gananciales en caso de herencia va a determinar exactamente eso, qué bienes van a formar parte de ella.

Sólo podrás iniciar la tramitación de la herencia una vez se haya liquidado la sociedad ganancial y los bienes que formarán parte de la herencia estén identificados.

Es importante que sepas que tu patrimonio lo componen tanto tus bienes como tus deudas, que también se heredan.

Formas de liquidar gananciales

Ante la necesidad de liquidar la sociedad de gananciales previamente a la partición de la herencia, se puede optar por dos procedimientos.

El procedimiento a seguir dependerá de si hay acuerdo o no entre los herederos del fallecido.

Procedimiento de mutuo acuerdo

Si hay acuerdo entre los herederos en la forma en que se han asignado a uno y a otro cónyuge.

Si existe acuerdo, la liquidación se formalizará en escritura pública ante Notario.

Este procedimiento es la vía rápida y económica de llevar a cabo este trámite previo a la partición de la herencia.

Si se quiere, se puede hacer en una misma escritura la liquidación de gananciales y la partición de la herencia, agilizando el proceso de reparto.

Procedimiento contencioso

Cuando no hay acuerdo entre los herederos respecto a la asignación de los bienes objeto de la herencia y el cónyuge viudo.

El procedimiento contencioso de liquidación de gananciales es largo, tedioso y muy costoso para los intervinientes, tanto en tiempo como económicamente.

De manera muy resumida, este procedimiento se divide en dos fases:

  • Inventario (Artículos 808 y 809 LEC): En esta fase se determinan qué bienes forman parte de la sociedad conyugal y que habrá que dividir.
  • Liquidación (Artículos 810 y 811 LEC) : En esta fase se realizarán las operaciones de pago de deudas y compensaciones entre los cónyuges.

La cantidad sobrante de hacer las operaciones anteriores es la que habrá de repartirse entre los cónyuges. En este caso, cuáles van a integrar la herencia del fallecido y cuáles se asignarán al cónyuge viudo.

Puedes aprender más sobre este procedimiento pinchando en este enlace.

¿Qué sucede tras liquidar gananciales?

Una vez formalizada la liquidación de gananciales se puede continuar el procedimiento de partición de la herencia por dos vías.

Cuando hay acuerdo entre herederos

Una vez concretados los bienes que forman la herencia se asignará a cada heredero lo dispuesto en testamento o lo legalmente establecido.

Como hemos dicho anteriormente, la partición podrá hacerse en la misma escritura que la liquidación de gananciales.

Cuando no hay acuerdo entre herederos

En este caso habrá que recurrir a los Tribunales, instando el procedimiento regulado en el artículo 782 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Este procedimiento es el de división judicial de herencia, y será el Juez quien determine la forma en que se va a repartir la herencia.

Destacamos en este punto de nuevo que los procedimientos contenciosos en materia sucesoria son muy largos, complejos y sobre todo muy costosos para las partes.

Intentar llegar un acuerdo entre los herederos, aunque solo sea por evitar iniciar este tipo de procedimientos es siempre una buena idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *