LAS LEGÍTIMAS: ¿PUEDO DEJAR A MI MUJER TODA LA HERENCIA?

 ¿Puedes dejar a tu mujer toda tu herencia cuando fallezcas?¿Sabes qué son las legítimas?¿Cuál es el mínimo que has de dejar necesariamente a cada uno de tus hijos?

Estas preguntas son frecuentes a la hora de hacer testamento y es importante que tengas claro los límites para ello.

Existen unas cantidades mínimas que van a ser heredadas necesariamente por a quienes la Ley llama herederos forzosos.

La Ley configura un sistema por el que no toda la herencia queda a la libre disposición del testador.

Para ello, la Ley emplea un sistema de división en tercios del patrimonio del fallecido: Las legítimas, que comprenden los tercios de legítima estricta y el tercio de mejora, y el tercio de libre disposición.

¿Qué son las legítimas?

Las legítimas las define el Código Civil en su artículo 806, y comprenden dos tercios del caudal hereditario: El tercio de legítima estricta y el tercio de mejora.

Las reglas generales respecto a los herederos forzosos son las siguientes:

  • Si tienes hijos, ellos habrán de percibir necesariamente dos tercios del caudal hereditario.
  • Si no tienes hijos, tus ascendientes tienen derecho a la mitad del caudal hereditario.
  • Si no hay descendientes ni ascendientes, el cónyuge viudo, en caso de haberlo, tiene derecho al usufructo vitalicio de dos tercios de la herencia.

Tercio de legítima estricta

Es la parte de tus bienes que la Ley te obliga a dejar obligatoriamente a los herederos forzosos, antes de aplicarles el tercio de mejora a ninguno de ellos.

Vamos a ver cómo funciona con un ejemplo sencillo:

Supongamos que tienes una cuenta en un banco con 90.000 € y tres hijos entre los que ha de ser repartida.

El cálculo para obtener la legítima estricta sería el siguiente:

90.000 / 3 = 30.000 € sería el valor del tercio de legítima estricta.

Para averiguar cuánto correspondería a cada hijo, este tercio habría que dividirlo a su vez entre el número de hijos, en este caso, tres.

30.000 / 3 = 10.000 € es el valor al que tiene derecho obligatoriamente cada hijo.

TERCIO DE MEJORA

El tercio de mejora es el tercio de los bienes que, tras la asignación de la legítima a los herederos forzosos, puede repartirse entre ellos como desees.

El único límite que impone la Ley es que ese tercio ha de ser distribuido entre ellos.

Siguiendo con el ejemplo anterior, podrías asignar si quisieras los segundos 30.000 € enteros a uno de tus hijos, percibiendo él la totalidad del tercio de mejora, es decir, 40.000 € (30.000 € del tercio de mejora + 10.000 € del tercio de legítima estricta),mientras que los otros dos se quedarían con 10.000 € cada uno.

TERCIO DE LIBRE DISPOSICIÓN

El último tercio en que se divide la herencia es el reservado para que lo asignes a quien quieras.

No existen limitaciones al respecto como en los dos tercios anteriores.

¿CUÁLES SON LOS DERECHOS DE TU CÓNYUGE SI FALLECES?

Tu cónyuge va a tener derecho al usufructo (esto es, el derecho de disfrute de los bienes, no el traspaso de la propiedad) vitalicio de una parte de tus bienes.

Lo anterior se aplica siempre y cuando no os hayáis divorciado o separado, judicialmente o de hecho.

Estas cantidades van a depender de con quién concurra tu cónyuge a la herencia:

– Si lo hace con tus descendientes, tendrá derecho al usufructo de un tercio de la herencia (artículo 834 del Código Civil).

– Si concurre con tus ascendientes, tendrá derecho al usufructo de la mitad de la herencia (artículo 837 del Código Civil).

– En caso de que no hubiera ni ascendientes ni descendientes: Tendrá derecho al usufructo de dos terceras partes de la herencia (artículo 838 del Código Civil).

En caso de que tu cónyuge herede junto con tus hijos u otros descendientes, el usufructo se puede liquidar. Es decir, tus herederos pueden pagar a tu pareja una cantidad en dinero si así lo desean y satisfacer de esta manera el usufructo (artículo 839 del Código Civil).

Igualmente, si tu cónyuge concurre a la herencia sólo con tus descendientes, puede exigir que este usufructo le sea satisfecho mediante el pago de una cantidad o entrega de bienes de la herencia (artículo 840 del Código Civil).

¿Qué pasa si sois pareja de hecho?

Todo lo anterior rige únicamente en caso de que estéis casados.

Las parejas de hecho, en derecho común, no están sujetas a esta regulación y si falleces sin testamento tu pareja no podrá concurrir a tu herencia en las condiciones anteriores.

No obstante, habrá que estar a lo que en derecho foral haya regulado cada territorio. En algún caso, como por ejemplo, Cataluña, se ha equiparado el matrimonio con la unión de hecho a efectos sucesorios. 

¿Es posible dejar a mi mujer o a mi marido toda mi herencia?

Como ya hemos visto, existen limitaciones a la hora de disponer de los bienes en la herencia. Las legítimas impiden que la totalidad de la propiedad de tu patrimonio pase a ser de tu cónyuge al momento de tu muerte.

No obstante, es una práctica común el llamado testamento “del uno para el otro”.

Consiste en hacer testamento legando a tu cónyuge el usufructo de todos tus bienes desde el momento de tu muerte por todo el tiempo que dure su vida.

De esta forma, lo que traspasas a tu cónyuge no sería la propiedad de esos bienes, sino que únicamente tendría el derecho a disfrutar de ellos de manera vitalicia. De esta manera, la legítima de los herederos forzosos no se ve afectada.

El heredero forzoso que no acepte el legado del usufructo universal a favor de tu cónyuge únicamente recibirá lo que por legítima estricta le corresponda, perdiendo el derecho a cualquier cantidad que pudiera percibir de los tercios de mejora y libre disposición. La cantidad a que perdería derecho este heredero pasaría a los demás hijos.

Autor: Francisco Moret Gea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *