HEREDAR SIENDO MENOR DE EDAD

Se puede heredar siendo menor de edad en la misma medida que los mayores de edad.

No obstante, la Ley ha previsto ciertas garantías para protegerlos y velar por sus intereses cuando tengan que heredar siendo menores de edad.

Existen determinadas situaciones en las que el menor está particularmente expuesto a las consecuencias negativas de una situación jurídica.

Los procedimientos relativos a las herencias, que de por sí pueden entrañar complicaciones, son una de ellas.

A continuación te contamos cómo la forma en que los menores de edad van a poder heredar.

¿Quién actúa en nombre de los menores cuando hayan de heredar?

La minoría de edad supone, a priori, que los menores no van a poder aceptar por sí solos la herencia.

Por ello, necesitan de otra persona que complete esa capacidad y autorice esa aceptación.

Normalmente estas personas serán los padres del menor en cuestión.

En cualquier caso, la Ley prevé una serie de personas, vinculadas con el menor, que podrán ser designadas como sus representantes legales.

La lista la encontramos en el artículo 234 del Código Civil, estableciendo lo siguiente:

“Para el nombramiento de tutor se preferirá:

1.º Al designado por el propio tutelado, conforme al párrafo segundo del artículo 223.

2.º Al cónyuge que conviva con el tutelado.

3.º A los padres.

4.º A la persona o personas designadas por éstos en sus disposiciones de última voluntad.

5.º Al descendiente, ascendiente o hermano que designe el juez.

Excepcionalmente, el Juez, en resolución motivada, podrá alterar el orden del párrafo anterior o prescindir de todas las personas en él mencionadas, si el beneficio del menor o del incapacitado así lo exigiere. […]”

Particularidades para heredar siendo menor de edad

En el caso de los mayores de edad, ellos podrán aceptar o renunciar a la herencia libremente.

En el caso de los quienes vayan a heredar siendo menores de edad, no es así.

Los padres o representantes legales están obligados a aceptar la herencia, si bien han de hacerlo siempre a beneficio de inventario (artículo 166 del Código Civil).

Este es un mecanismo para proteger al menor frente a las posibles deudas que pudiera llevar consigo la herencia.

Para el caso de que el representante legal del menor quisiera renunciar a la herencia, haría falta autorización judicial.

Lo anterior es la norma general, si bien el menor, si tiene más de 16 años, podría renunciar a la misma por sí mismo en escritura pública.

¿Quién es el representante legal si los padres están separados y uno de ellos fallece?

Esta es una cuestión de vital importancia y que es importantísimo tener en cuenta.

En caso de fallecer sin testamento, o en caso de que hayas hecho testamento estando casado y no lo hayas modificado luego, la administración de los bienes de la herencia del menor hasta que alcance la mayoría de edad pasaría al otro cónyuge.

Por ello, es imprescindible hacer testamento una vez os habéis divorciado o separado.

Esto rige también para el caso de que nunca os hayáis casado.

El testamento es la forma de proteger la herencia de tus hijos hasta que sean mayores de edad, designando a la persona que queréis que administre la herencia hasta ese momento.

Heredar siendo menor de edad y el conflicto de intereses

El conflicto de intereses puede darse cuando el menor concurre con el cónyuge viudo y existen intereses contrapuestos entre ellos.

En general se puede afirmar que hay conflicto de intereses cuando:

  • El fallecido no haya hecho testamento.
  • Cuando habiendo hecho testamento, amplíe los derechos de su cónyuge, nombrándole heredero legar o aumentando su usufructo.

Puede suceder, por ejemplo, que el viudo o viuda pretenda adjudicarse determinados bienes a sí mismo para el pago de su herencia o usufructo en perjuicio de sus hijos.

Si el cónyuge viudo hubiera hecho algún acto particional de la herencia en nombre de los hijos, si hubiera conflicto de intereses, serán nulos de pleno derecho.

En estos casos, se excepciona la representación legal (artículo 162.2º del Código Civil), debiendo nombrarse para salvaguardar los intereses de los menores a un defensor judicial (artículo 163 del Código Civil).

Autor: Francisco Moret Gea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *