HACER TESTAMENTO EN EL EXTRANJERO

¿Es posible para un español hacer testamento en el extranjero? ¿Y que un extranjero haga testamento en España?

Ambas opciones son posibles, no obstante, habrá que prestar atención a las normas que regulan tanto la forma como el contenido de los mismos.

Particularmente importante es al respecto las novedades introducidas por el Reglamento Europeo de Sucesiones para los fallecimientos que tengan lugar a partir del 17 de agosto de 2015.

Español que hace testamento en el extranjero

Es perfectamente posible para un español hacer testamento en el extranjero.

Esta circunstancia está expresamente prevista en el artículo 732 del Código Civil.

Para ello existen dos opciones:

  1. Acudir al Consulado:

Los cónsules tienen atribuidas funciones notariales en el país en el que desempeñen su labor diplomática (artículo 734 del Código Civil).

Para ello, bastará con acudir al Consulado y manifestar que se quiere hacer testamento, igual que si de una Notaría en España se tratara.

El Cónsul hará las funciones de Notario y el testamento será redactado en español, por lo que no habrá necesidad de traducirlo llegado el momento.

El propio Consulado se encarga de remitir el testamento al órgano nacional correspondiente.

De esta manera, da igual dónde hayas otorgado testamento ya que el mismo será registrado y será accesible cuando haya de desplegar sus efectos.

2. Acudir al Notario del país extranjero:

Una segunda opción es otorgar testamento ante el Notario del país en el que te encuentres.

Es necesario para que el testamento sea válido que se hayan cumplido con las formalidades exigidas para testar en dicho país.

Esta es la forma de garantizar que efectivamente se han respetado las garantías para poder considerar dicho documento un testamento válido al menos desde el punto de vista formal.

Si el contenido en el testamento cumple también con lo dispuesto en las leyes españolas, entonces el testamento será plenamente válido.

En este caso, lo normal será que el testamento se redacte en el idioma del país en que te encuentres, por lo que habrá de realizarse una traducción jurada del mismo.

Extranjero que hace testamento en España

Es también perfectamente posible.

Para ello se aplican las mismas normas que al español que realiza testamento en el extranjero.

Para que el testamento sea válido han de observarse las formas establecidas para testar en España.

Respecto del contenido, la ley de aplicación será la ley nacional del causante (artículo 9.8 del Código Civil).

Es decir, a la sucesión se le aplicará la ley de la nacionalidad propia del fallecido. Por ejemplo, si el fallecido es francés, le será de aplicación la legislación francesa en materia de sucesiones.

No obstante, habrá que estar a lo dispuesto en el Reglamento Europeo de Sucesiones, que ha variado este criterio.

El mismo artículo 9.8 del Código Civil hace dos matizaciones importantes:

  • Las legítimas: Se aplicarán conforme a la ley nacional del causante, igual que para la sucesión.
  • Las disposiciones testamentarias a favor del cónyuge: Este artículo nos dice que le será de aplicación la ley que regule los efectos del matrimonio. No obstante, es posible que la ley nacional del fallecido disponga otra cosa, por lo que habrá que prestar atención a las normas de Derecho Internacional Privado de los diferentes Estados para saber cuál le es de aplicación.

El cambio de criterio introducido por el Reglamento Europeo de Sucesiones

Los cambios que introduce esta norma sólo serán de aplicación a los fallecimientos que tengan lugar a partir del 17 de agosto de 2015.

Una de las modificaciones más importantes de esta norma es que cambia el criterio general de la ley que es de aplicación a la sucesión.

Después del 17 de agosto de 2015, el criterio a emplear para determinar la ley de la sucesión no es la nacional del causante, sino la de su residencia habitual.

De esta forma, cuando un nacional de un país haya fijado su residencia habitual en un país extranjero, si nada se dice al respecto, le será de aplicación la ley de ese país.

En cualquier caso, se permite al testador que especifique en su testamento qué ley quiere que sea de aplicación, si la nacional propia o la del país de residencia habitual.

Inconvenientes de hacer testamento en el extranjero.

En ambos casos, uno de los principales problemas es que el Notario del país de otorgamiento desconoce el Derecho del país del otorgante.

De esta manera, no puede advertir sobre posibles disposiciones que el testador pueda querer hacer que sean incompatibles con las normas sucesorias.

El Notario español tiene obligación de asesorar legalmente únicamente en las materias que le son propias respecto de las leyes nacionales.

Es imposible exigir que Notario que conozca todas las legislaciones sucesorias existentes.

Igualmente, la complejidad intrínseca de las herencias se ve incrementada cuando se añade un elemento de extranjería.

Tanto desde el punto de vista de aplicación de las leyes como de la gestión documental del mismo, las herencias con elemento extranjero revisten una complejidad para la que es absolutamente necesario contar con asesoramiento especializado.

Autor: Francisco Moret Gea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *