LA DECLARACIÓN DE HEREDEROS

El procedimiento de declaración de herederos es el previsto por la Ley para el caso de que fallezcas sin haber hecho testamento.

Pese a que la muerte es un tema tabú en nuestra sociedad, es inevitable que te cuestiones en algún momento qué pasará con tus bienes si falleces.

Esta preocupación es natural, especialmente si tienes familia.

Llegados a este punto, únicamente existen dos opciones: Hacer testamento o no hacerlo.

La opción sensata es, sin ninguna duda, hacer testamento y especificar la forma en que quieres que queden repartidos tus bienes cuando tú ya no estés.

En caso de que hayas hecho testamento, se acabó la cuestión. El reparto de tu patrimonio se hará de acuerdo a lo que hayas dispuesto, con las limitaciones legales que correspondan.

Si no has hecho testamento, hay que iniciar el procedimiento legal para determinar quiénes van a heredar qué y en qué medida.

El procedimiento de declaración de herederos

¿Quiénes tienen derecho a heredar?

El procedimiento de declaración de herederos se regula en el Código Civil, en sus artículos 912 y siguientes.

Si no has hecho testamento, el orden que la Ley establece para determinar quiénes van a heredar es el siguiente (Artículos 807, 944, 946, 954 y 913 del Código Civil):

1º Tus hijos y descendientes.

2º A falta de los anteriores, tus ascendientes.

3º A falta de los anteriores, tu cónyuge si no estás divorciado o separado.

4º A falta de los anteriores, tus hermanos y sus hijos.

5º A falta de los anteriores, tus parientes colaterales hasta cuarto grado

6º A falta de los anteriores, el Estado.

¿Dónde se realiza el procedimiento?

No cualquier Notario puede conocer de este procedimiento.

Ha de estar vinculado con el lugar en que viviera el fallecido o se encuentre su patrimonio al momento de su fallecimiento en alguna de las formas que dicte la Ley.

El Notario competente para realizar la declaración de herederos es:

  • El del lugar del último domicilio o residencia habitual del fallecido,
  • El de su lugar de fallecimiento,
  • Donde tuviera el fallecido la mayoría de su patrimonio o,
  • Cualquier otro Notario de distritos colindantes a los anteriores.

¿Quiénes pueden instarlo?

La Ley del Notariado, reconoce en su artículo 55, capacidad para instar el procedimiento de declaración de herederos a quienes considera que tienen derecho a suceder al fallecido:

  • Descendientes
  • Ascendientes
  • Cónyuge o persona unida por análoga relación de afectividad. Estos últimos únicamente tienen derecho a instarlo, no a ser declarados herederos, para esto último habrá que estar a la legislación foral correspondiente en caso de haberla. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, no existe derecho reconocido a ser declarado heredero en este tipo de procedimientos si no se está casado y no divorciado o separado.
  • Parientes colaterales

¿Cómo se tramita la declaración de herederos?

Debe ser instada por alguna de las personas citadas en el apartado anterior.

El Artículo 56 de la Ley del Notariado establece que la declaración de herederos se tramitará a través del Acta notarial de Notoriedad.

Para darle inicio deberás, en primer lugar, aportar certificado de defunción del fallecido.

Este documento puede obtenerse en el Registro Civil correspondiente.

A continuación, se debe comprobar que efectivamente el causante falleció sin otorgar testamento.

Este trámite se lleva a cabo a través del Registro de Actos de Última Voluntad.

Certificado el fallecimiento sin testamento, tendrás que acreditar tu parentesco con el fallecido a través de documentos públicos.

Normalmente se emplean los certificados del Registro Civil o el Libro de Familia.

Para continuar con el procedimiento, es necesario que comparezcan al menos dos testigos.

El papel de los testigos es el de confirmar que efectivamente el contenido de lo que se pretende registrar en el acta, las identidades de los herederos y su parentesco con el fallecido, es cierto.

Los testigos pueden ser parientes cercanos del causante, siempre y cuando no tengan interés directo en la sucesión.

Si por cualquier motivo no se supiera la identidad de algún heredero o su domicilio, se llevarán a cabo las pruebas necesarias para su conocimiento, a cargo del Notario.

Pasados veinte días hábiles desde el requerimiento inicial o un mes desde su publicación en los boletines o tablones correspondientes, si nada se ha opuesto, el Notario determinará si existe notoriedad.

En caso afirmativo, serás declarado heredero y podrás pedir que se te transmitan los bienes de la herencia.

Esto se hace a través de la escritura de aceptación y partición de herencia. Bastará con presentarla a inscribir en los Registros públicos correspondientes.

Conclusión

El procedimiento de declaración de herederos es una forma de proteger a aquellos a quienes la Ley considera que deben heredar por cercanía al fallecido.

No obstante, este procedimiento está lejos de ser una garantía respecto a la forma en que quieres que se repartan tus bienes a tu muerte.

A menudo las relaciones familiares se deterioran y el procedimiento de declaración de herederos puede tener como consecuencia que tus bienes se repartan de forma contraria a lo que tú quieres.

En cualquier caso, ante estas situaciones, asesorarte adecuadamente y hacer testamento es siempre el mejor camino a seguir.

Autor: Francisco Moret Gea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *