CÓMO MODIFICAR EL TESTAMENTO

A la pregunta de si puedes modificar o revocar el testamento ya otorgado, la respuesta es sí, puedes hacerlo hasta el momento del fallecimiento.

Una vez hayas acudido a la Notaría y hayas realizado el testamento, el Notario lo protocolizará y quedará recogido en escritura pública.

El Notario remitirá los datos relativos a tu testamento (fecha y Notario ante el que se otorgó) al Registro General de Actos de Última Voluntad.

Este Registro permite que todos los Notarios españoles puedan tener acceso a tu testamento, independientemente de dónde lo otorgues.

La revocación o modificación del testamento es un derecho reconocido en el artículo 737 del Código Civil.

No se puede renunciar a este derecho, prohibiéndose por ley las cláusulas:

  • En las que el testador renuncie a la modificación futura del testamento.
  • Que deroguen las disposiciones futuras que él mismo hiciera.
  • En las que declare que las disposiciones futuras que haga sólo valdrán si se emplean determinadas palabras o señales

A continuación te explicamos el procedimiento por el cual puedes cambiar o revocar el testamento que hicieras en su día.

Cómo modificar el testamento

El procedimiento para modificar o revocar el testamento es exactamente el mismo que para realizarlo por primera vez.

Bastará con que acudas al Notario y manifiestes que quieres realizar testamento (artículo 738 del Código Civil).

Puedes hacer tantos testamentos como quieras, puesto que únicamente será válido el último de todos.

A tu fallecimiento, el testamento que determinará la forma en que se repartirá tu patrimonio será el último que hayas hecho, revocando éste todos los anteriores (artículo 739 del Código Civil).

La revocación puede hacerse de dos maneras:

  • Expresa: Puede especificarse expresamente que quieres que se revoquen todos los anteriores.
  • Tácita: El testamento posterior va a revocar al anterior si no se hacen excepciones al respecto.

LÍMITES A LA MODIFICACIÓN DEL TESTAMENTO

El testamento es esencialmente revocable hasta el momento del fallecimiento.

El único límite para su modificación, más allá del respeto de las legítimas, es el de la exigencia de que el testador se encuentre en su cabal juicio al momento de realizarlo.

Esta exigencia es siempre exigible a la hora de otorgar testamento, sea el primero o uno posterior (artículo 663.2º del Código Civil).

Será el Notario el que determine si el testador tiene o no capacidad para otorgar testamento (artículo 167 del Reglamento Notarial).

¿Puedo modificar parcialmente el testamento?

.

La especificación expresa respecto de la revocación de todos los anteriores tiene sentido porque puedes hacer modificaciones parciales de tu testamento.

Modificar parcialmente tu testamento requiere que, cuando vayas a otorgar un nuevo testamento, manifiestes al Notario qué disposiciones de tu testamento anterior quieres que continúen rigiendo el reparto e tu herencia.

Igualmente, en caso de haber realizado varios testamentos, puedes derogar íntegramente uno de ellos y establecer cuál de los anteriores quieres que tenga validez.

Cómo saber cuál es el último testamento

Expuesto todo lo anterior, la pregunta clave es cómo puedes saber cuál es el último testamento que el fallecido otorgó.

Esto se lleva a cabo mediante solicitud al Registro General de Actos de Última Voluntad al que hacíamos referencia en la introducción.

Previamente a proceder con cualquier otro trámite, el Notario solicitará Certificado de Actos de Última Voluntad al Registro.

Este certificado contiene una relación de todos los testamentos que una persona ha ido haciendo a lo largo de su vida. Incluye también la fecha y el Notario ante quién se otorgó.

El que tendrá validez será el último que haya realizado, que figurará en la parte más alta de la lista.

Situaciones comunes que pueden hacer que quieras modificar tu testamento

Son muchas las situaciones que pueden motivar que quieras cambiar tu testamento.

Estas son algunas de las más frecuentes:

  • Por comportamientos negativos por parte de tus herederos contra ti.
  • Si la persona a la que habías designado heredero ha fallecido y no se ha previsto sustitución.
  • Por haberte divorciado o disuelto la unión de hecho, respecto de las disposiciones hechas a favor de tu expareja.
  • Por desaparición de los bienes legados (p. ej.: la venta de un piso que habías legado a alguien en concreto).

Autor: Francisco Moret Gea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *